HUB contra el desperdicio alimentario

Según la definición aceptada por la Comisión Europea, se considera desperdicio alimentario a aquellos alimentos o partes de alimentos que siguen siendo adecuados para el consumo humano y que, a falta de posibles usos alternativos, terminan desechados como residuo. A estos efectos, también se considera desperdicio la fracción que se destina a alimentación animal, pero no la que se convierte en zumo, mermelada o conservas.

Actualmente, según datos oficiales, se estima que un tercio de la comida que se produce para el consumo humano se pierde o tira a lo largo de la cadena de consumo.


Debido a la importancia de este dato, el presente proyecto pretende, a través de la participación ciudadana, recopilar las causas que revierten en el desperdicio alimentario a lo largo de todos los eslabones de la cadena agroalimentaria (agricultores, empresas de la cadena de suministro, distribución, restauración y consumidores), así como proponer soluciones para las diferentes causas identificadas.


En primer lugar, es importante conocer en qué fase de la cadena de valor se produce en mayor medida la pérdida y desperdicio de alimentos, siendo la distribución la siguiente: 




Recursos:


  Datos sobre el desperdicio alimentario.

 Consejos para luchar contra el desperdicio de alimentos en los hogares.


¿Quieres ayudarnos a luchar contra el desperdicio alimentario?

Comparte con nosotros una receta de aprovechamiento

También puedes ayudarnos respondiendo esta breve encuesta sobre el desperdicio alimentario en el hogar:

Haz click en el siguiente enlace:

Encuesta sobre el desperdicio

O escanea el siguiente QR con tu teléfono móvil:


Financiado por: